El Bulevar de la Vida

Un club cerrado por derribo

«Cuando Dios creó el Mundo vio que era bueno. ¿Qué dirá ahora?»  G.B. Shaw

El club de los pendejos 999941Sisifo

EL CLUB DE LOS PENDEJOS.- La amplia clase media nacional –fuente originaria del Club de los Pendejos-, tendrá que sentarse a meditar seriamente sobre cuáles acciones tomar si es que quiere sobrevivir a la política de “acoso y derribo” a la que los gobiernos le van sometiendo de año en año, de impuesto en impuesto, de contravención en contravención, de gadejo en gadejo. De entrada, propongo al gobierno y a los miembros del Club escuchar con atención a Sor Joaquín Cardenal Sabina quien, en su canción “Nos sobran los motivos”, aconseja a un amor impertinente lo que debería advertir el Club al gobierno: “No abuses de mi inspiración, no acuses a mi corazón tan maltrecho y ajado que está cerrado por derribo”. Eso: cerrado por derribo. Si lo mucho hasta Dios lo ve, cómo no iba a verlo –acompañado de María Magdalena- el dios de los cristianos. ¿Cómo explicar la aplicación selectiva y exclusiva de las leyes a un solo sector de la sociedad?

COMO UNA AREPA BANILEJA.- Aunque parece complicado, el asunto es sencillo (“como dormirme en tus ojos o despertar con tu sol”). La clase media dominicana es una arepa banileja que recibe “candela por arriba y por abajo” de parte de los gobiernos, mientras para otros sectores –por ser muy ricos o por ser muy pobres- siempre hay un “bajadero”, un diálogo pendiente, un consenso por buscar, una “jurídica lubricación” para evitar la aplicación de las leyes y, si esa aplicación llegara  a ser inevitable, (caso de la ARS frente a SENASA en el Tribunal Constitucional o  el Colegio Médico frente a DGII, por decir) entonces aparecerán las excepciones y las exenciones, las facilidades, los “negocios redondos”, las asignaciones cariñosas, los préstamos blandos y otros versos del agradecimiento financiero o el temor electoral. Casos ha habido de grandes empresas/ corporaciones/ grupos/ comercios atrapados infraganti delito en acciones de contrabando, evasión y/o elusión, y todo ha sido resuelto con un “diálogo nostálgico de financiamiento electoral”, en el que se le recuerda al partido gobernante los aportes económicos en la campaña. (¡No te jode!). En el otro extremo del mismo problema están las grandes mayorías electorales a las cuales los gobiernos cuidan con esmero de madre banileja, al punto de correr el riesgo de profesionalizar la pobreza, que es el gran peligro de la ayuda atemporal y sin responsabilidad, pero ese es otro tema y uno debe repartir bien los frentes.

PADRES DE FAMILIA VS. HIJOS DE LA GRAN P.- Como ven, para los muy pobres (por ser muchos) o los muy ricos (por ser poderosos), nuestros gobiernos siempre tienen una compensación; pero cuando de la amplia clase media se trata, sólo hay un camino: cumplir la ley que, además, le será aplicada con el rigor de un portero de puticlub, y una eficiencia alemana. Cuántas veces no hemos visto a un Amet/Digeset aplicando la ley a un señor de clase media en su jeepetica Kia Sportage o Toyota Rav 4, casi del año, mientras a su lado van pasando decenas de vehículos de transporte público que son la suma de todas las violaciones posibles a la Ley de Tránsito. A esos choferes de concho y “voladoras” no se les aplica la ley porque “son padres de familia”,de lo que es fácil deducir que los demás somos “hijos de la gran p…. parada”.

 “PENDEJOS DEL MUNDO, UNÍOS”.- Algo tendrá que hacer este inmenso club de “pagaimpuestos”y “sufreleyes”para convertirse en un peligro electoral, vandálico, terrorista, “ateo y disociador”, al que los gobiernos teman como le temen -y por eso las raciones de boa de todo tipo- a las cúpulas empresariales y sus imposibles princesas del capital, ¡ay!, a los empresarios del transporte, o a esa izquierda sin brújula, ideas ni prigilio, dedicada ahora a obrarse en los edificios públicos y hasta en la Bandera Nacional. Parafraseemos a don Carlos Marx: “¡Pendejos del mundo… uníos!” Con su permiso.

 

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: