El Bulevar de la Vida

!Que la Magdalena nos guíe!

Pocas veces como en los últimos años se había respirado en el país un ambiente político tan raro e indefinido.

Hoy, nuestra política parece un cambalache porteño donde, como en el tango, “todo es igual, nada es mejor…”. Y hay preocupantes evidencias. Ya me explico:

Por tener, tenemos a un PRD que, a 13 meses de las presidenciales, andaba anunciando incompresibles apoyos a la posible repostulación/candidatura presidencial de uno de los líderes de otro partido; mientras en el PRSC se estudia la posibilidad de llevar como candidato presidencial al dirigente de otra organización, el actual alcalde David Collado, uno de los tres perremeístas mejor valorados ante el electorado. Pero hay más.

La Fuerza Nacional Progresista (FNP), estando en la oposición, ni habla ni promueve a su propios candidato presidencial sino la precandidatura de un dirigente (y presidente) del partido en el gobierno. Pero esto no termina aquí, oye, “que estamos locos, Lucas”.

El PRM, líder en solitario de la oposición y lógica alternativa al PLD si en las suyas sigue, busca en estos momentos la manera menos indecorosa de explicarnos que, a pesar de aquella marcha frente al Congreso, apoyará una modificación constitucional que, entre otros asuntos, habilitará como candidato presidencial al principal líder del PLD y hoy jefe del Estado, joder, con lo que eso de “jefe de Estado” representa para una candidatura presidencial en un país sin frenos éticos de ningún tipo, y a Leonel e Hipólito me remito. ¿Por qué habilitar a quien podría ser su verdugo en 2024? Ay, que, en política, cuatro años son un segundo.

Si algo faltaba para completar el escenario, el gobernante PLD vive su peor momento, con un secretario general y otros miembros de su Comité Político denunciando -con indignación a lo Marcha Verde-, el supuesto favoritismo del Poder Ejecutivo hacia uno de los aspirantes a la candidatura presidencial de ese partido, con lo que, le está regalando a la oposición los argumentos para no aceptar una posible derrota en las próximas elecciones lo que, si no hay división ni crisis política, sería un clavo pasado. Y a todas las encuestas me remito.

Es así como el país político, ya sin principios ni finales, sin ideología, utopía ni fe, rueda inexorable hacia las alcantarillas de la historia. Al fin, aquí ya no existe lucha de clases sino de clanes, insaciables grupos corporativos financiadores en procesión tras las mieles del presupuesto nacional. Y lo peor… la democracia de un país tendrá siempre, en el mejor de los casos, las calidades de sus ciudadanos y a nuestros representantes venerados me remito. Es el voto de un ciudadano el que covierte a un homo sapiens delincuente, en un delicuente diputado, senador, regidor, alcade. No solo somos lo que amamos, ay, también somos lo que votamos.

Entonces, a este paso, y con Dios de vacaciones, que la María Magdalena que él tanto amó, nos guíe.

!Ya amanecerá algún día!

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: