El Bulevar de la Vida

Ibéricas enseñanzas

«APRENDER DE LOS ERRORES ES UN ACIERTO».

Los que corren, de tan malos, son buenos tiempos para aprender de los errores o aciertos de los demás. De la política española, por ejemplo, y muy especialmente del PSOE y Unidas Podemos quienes acaban de aceptar, con abrazo incluido, que siempre será mejor entenderse desde las diferencias que caer en la tentación de la división. “Sin unidad no hay victoria”, y de haberla, sería tan pírrico que llegaría el diluvio.

Los políticos dominicanos deberían mirar hacia la península y aprender de Albert Rivera, de Ciudadanos, que cuando se sufre un gran revés electoral, lo digno y responsable es dejar el espacio libre a otros dirigentes. (Esto con especial dedicatoria a nuestros caudillos en partidos y mesías en gremios, colegios, sindicatos u ONG).

En el caso de Bolivia, las enseñanzas también abundan. Veamos: si es bien conocida la maldición presidencial del tercer periodo, ¿para qué “forzar el mingo” e intentar un cuarto periodo?

De igual manera, si al no respetar los resultados de un referéndum que le impedía repostularse viola Ud. la institucionalidad del país, entonces, debe prepararse para la posibilidad de que sus adversarios hagan lo mismo, o sea, violar la institucionalidad, pero esta vez para darle un golpe de estado condenable, por supuesto, pero propiciado por su vocación caudillista.

Cuando se irrespeta la institucionalidad de un país representada en el árbitro, los tribunales o la mismísima voluntad popular en referéndum, se está propiciando que ella (la institucionalidad) sea sustituida por la fuerza, o más exactamente por las Fuerzas Armadas que junto a “La Embajada” en cada país americano son quienes en ultima instancia deciden los golpes de Estado.

Pero pasemos a otra enseñanza, advertencia, consejo: la victoria en América y en Europa de candidatos con escasas luces intelectuales, limitados de discursos y propuestas, con pésimo manejo de las distancias cortas en sus contactos con la prensa, debería decirle algo a los adversarios de esos candidatos, y ya me explico.

El repaso de la historia electoral de Occidente durante los últimos años de crisis de credibilidad hacia los partidos, los políticos y la política, demuestra que las limitaciones discursivas y/o el torpe manejo de la liturgia política en una campaña electoral, no necesariamente determinan el triunfo o el fracaso de un candidato. En el caso específicamente dominicano, pensar de ese modo es desconocer la esencia de nuestra cultura política, y las características de la inmensa mayoría de nuestro electorado, lo que bien da para otro bulevar.

Por cierto, si confundes tus deseos y opiniones con la realidad, te equivocarás una y otra vez. Aprender de los errores es un acierto.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: