El Bulevar de la Vida

¿Será demasiado tarde?

 

cooperacion_al_desarrollo_muchas_manos_-_aoed

Todo lo que en esto días estamos viviendo los dominicanos me ha hecho recordar el poema de Martin Niemöller, adjudicado erróneamente a Bertolt Brecht: “Primero se llevaron a los comunistas pero como yo no era…”

            Hace mil años en el país nacional arreciaron los apagones. Después llegarían las plantas ja­ponesas, y así fue la clase media vadeando el problema.

            Para entonces, la falta de agua potable asediaba nuestras familias, pero con un do­ble navideño, en casa pudimos construir una cisterna.

            Como a medida que aumentaba la cobertura, iba decayendo la calidad de los servicios de salud pública, con otro es­fuerzo, siendo ya ejecutivo de un grupo fi­nanciero, llegó Seguros Universal a salvar a la familia.

            De igual modo, cuando por la amplia­ción de la cobertura disminuyó considera­blemente la calidad de la enseñanza en las escuelas públicas, tuvimos a mano colegios privados algunos de buena calidad.

            En los años ochenta, cuando comenzaron a aumentar los robos y los asaltos, uno ya disponía de armas de fuego y para estar más seguros, del taller de Pucho Montilla, de Ba­ní, vinieron a mi apartamento capitaleño a disfrazarlo de hierros por todos lados.

            Así iba la amplia clase media resolviendo sus problemas cuando, en Wuhan, una so­pa de una serpiente que se había tragado un murciélago nos trajo el coronavirus modelo 2019 y lo des­compuso todo. Y todo porque este vicho no discrimina ubicación de clase ni condición económica, lo que significa que no existe po­sibilidad de enfrentarlo con éxito sin acudir a lo colectivo, sin una nueva economía mas humana, sostenible y sustentable.

            El asunto es trágico pero sencillo: mien­tras haya una persona contagiada, todas es­taremos en riesgo, y por eso la urgente ne­cesidad de enfrentar tantas desigualdades sociales acumuladas.

            Un solo dato del re­ciente Informe OXFAM debe llevarnos a la reflexión y sobre todo a la acción… “medi­das tan básicas para evitar el contagio como lavarse las manos o evitar el contacto físico son difíciles para el 21% de la población ur­bana de América Latina, que vive hacinada en barrios marginales, o viviendas inade­cuadas: En República Dominicana esas cifras se dupli­can. ¡Y hemos mejorado!

            Una de las muchas enseñanzas que va a dejar el coronavirus a nuestros países y sus élites es la urgente necesidad de disminuir las desigualdades.

            Ahora quizás lo enten­damos, solo que, como en el poema citado: “Ahora me llevan a mí, pero (quizás) ya es demasiado tarde”.

 

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: