El Bulevar de la Vida

!Palabras mayores!

72f6ceedab6c98f94f4bab46485c5df4

El número de fallecidos y de contaminados no deja de crecer, pero a cierta clase política parece importarle poco, convencida de que en una campaña electoral ganar no es importante… porque es lo único que importa.

La politización de la lucha contra el virus tuvo un pico en el momento en que un  asesor de comunicación política descubrió que en situaciones como la que vivimos, la solidaridad empresarial y personal hacia los más necesitados es la mejor forma de relanzar a un candidato…. “Y entonces, llegó Fidel”, o más exactamente llegó HELIDOSA, y todos vimos cómo esa empresa logró en China lo que no lograba el mismísimo Estado dominicano, y a partir de ese momento solicitudes de ayuda al gobierno eran referidas a ella si estaba en capacidad de complacerla, los viajes de retorno de nuestras amadas reinas del Caribe en apuros, o la reciente fumigación de Puerto Plata, por ejemplo. Y la estrategia comenzó a mostrar sus resultados en las encuestas de trabajo, embajadas y grupos económicos en lo suyo.

En los momentos de crisis, los discursos, promesas y  propuestas de los candidatos pierden valor porque lo urgente se traga lo importante. Y es que, la persona que en momentos de extrema gravedad/ necesidad como estos recibe la mano solidaria de quien sea, – (de un pastor o de un narco que quieren marcar el territorio donde opera su “punto” o su iglesia, o de un candidato que busca crear una empatía que pueda conducir a la obtención del voto-)- esa persona, ya digo, no lo va a olvidar jamás. Lo agradecerá y hasta puede le vote en el caso de un candidato político.

No tengo dudas de que ha sido esta estrategia la que ha provocado la mejoría del candidato del PLD en las últimas encuestas -DE TRABAJAO- a las que hice referencia

Ante el hecho, la reacción de la oposición no podía ser otra que disparar con todas las armas a su alcance contra las iniciativas de un gobierno cuyo candidato, con su estrategia de “solidaria electoral”  con sustitución ocasional de las funciones de agencias del Estado por su empresa particular, les está comiendo los caramelos electorales.          En este relato hay un solo gran problema: la víctima de esta guerra politiquera electoral en medio de una peste mundial no es Luis Abinader ni Gonzalo Castillo, sino el pueblo dominicano, y esas sí que son ¡Palabras mayores!

 PD: ¿Qué será de la Junta Central Electoral ante esta exitosa estrategia?

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: