El Bulevar de la Vida

Desencanto

Cantaron como gallo y pusieron como gallina. Como son bomberos, se negaron a pisarse las mangueras. Amenazaron con nadar pero se quedaron en la orilla. Con esas citas de la sabiduría popular, quiere uno protestar contra el PLD y el PRM que, después de la rueda de prensa del primero (para sacar filo a la detención del supuesto narco Abreu Navarro, dirigente del PRM en Las Lagunas, de Padre Las Casas), y la dura reacción del segundo, más el compromiso de ambos a investigar y mostrar al país las vergüenzas del otro en sus nuevos o viejos romances con el narcotráfico y el lavado, han decidido “dejar eso así”, y darles a sus declaraciones y amenazas, la categoría de “mai del plei”.

¡Con lo colaboradora que puede llegar a ser la DEA en estos casos!

¡Con lo maravilloso que hubiera sido para nuestra democracia este destape partidario!

Cuando se supo esta declaración de guerra entre la partidocracia enfrentada, uno, esperanzado escribió: “La gente decente del PRD/PRM PLD/LFP deben estar de plácemes con esta buena nueva de que ahora la campaña se va a concentrar en mostrar al país los nombres de los narcos y lavadores -y sus protegidos-  en cada organización, para ver si así, al fin, reconocemos a lo mejor de esas casas partidarias. Un palo”. Pero no pudo ser. Y por ese no ser, en el PLD/LFP y el PRM/PRD abundan las víctimas de su propia honradez, y ya me explico: Hablo de abnegados militantes de probada vocación de servicio social que por años han sido víctimas de la llegada al barrio, el municipio o la provincia de un narco o lavador, en retiro o en ejercicio, que decidió incursionar en política como candidato, como forma de agenciarse impunidad, mientras el partido, seducido por la tentación de la financiación ilegal, miraba hacia otro lado. Hagan memoria. De aquellos polvos vienen estos lodos. (Polvos de los malos, quiero decir).

¡Joder! Y uno que ya estaba extasiado en la mecedora matancera de su infancia banileja, esperando escuchar los nombres de los políticos de alto rango beneficiados por las bondades de ese coro de “Los niños cantores de Viena”, formado por los angelitos de  la caridad de Arturo “Atiemar”, Florián, El Chino, El Gringo, don Quirino, Junior Cápsula, Toño Leña, el Gallero y César el Abusador, entre otros santos niños de Atocha.  Amén.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: