El Bulevar de la Vida

Un festival de mezquindades

Más que el amor es el Poder, -y el dinero que él irradia-, quienes mueven al mundo. 

Recuerdo la ocasión en que en una entre­vista, un veterano político nuestro me citó a los griegos, sólo para recordarme que por el poder político siempre se ha matado, (mo­ral, legal o literalmente, pero siempre se ha matado.).

Hoy, superadas dictaduras y dictablandas, y sus asesinatos literales y nada literarios, a los dominicanos solo nos han quedado los otros, los asesinatos de palabra y difama­ción que intentan fusilar moralmente a sus adversarios.

Sobre el dinero, compañero del poder que genera y del sexo que inspira, el bu­dismo explica que la obsesión por él se debe a que “es una realidad simbólica con la ca­pacidad de llenar nuestra sensación de ca­rencias”, nuestros vacíos existenciales, digo yo, y siempre se vuelve al principio. 

(El poder y el dinero sin límites éticos son un suicidio mo­ral, una bomba sin tiempo).

Sobre el poder político diga­mos que la mejor demostración del cinismo que puede generar la lucha por alcanzarlo/ mantenerlo/ o por recuperarlo, la hemos visto en los primeros 80 días del nuevo go­bierno.

Hoy, nuestra política es un festival de mezquindades a dos bandas (Gobierno – Oposición) donde no encuentra uno virtuo­sos ni entre las violinistas de la Sinfónica.

Así, internamente, el gobierno asegura que la economía dominicana está como aquella canción de Niní Caffaro: “En ruinas”; pero al mismo tiempo, en los mercados internaciona­les, al momento de intentar colocar nuestros bonos, destaca nuestro crecimiento económi­co con estabilidad e inflación controlada du­rante los últimos años 30 años.

En el otro extremo, vemos cómo en el te­ma de la lucha contra la corrupción y la im­punidad, el PLD le exige al gobierno hacer en 80 días lo que él no fue capaz de hacer en 20 años, cinco gobiernos y dos presidentes.

Pero hay más y no en El Show, porque ahora también tenemos al nuevo PLD en verde, el partido FP que, con una desmemoria conveniente, intenta conven­cernos de que todos los errores/ excesos/ la­trocinios y/o impunidades (-no los logros ni los avances-) ocurridos durante los gobier­nos del PLD se iniciaron el 16 de agosto de 2012, no antes.

En fin, que la nuestra es una guerra de re­latos, un cínico festival de mezquindades donde ya no quedan virtuosos ni entre los vio­linistas de la Sinfónica. Con su permiso. 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: