El Bulevar de la Vida

El «ciudadano Cero» de Sabina y el Niño de la calle 13 de René se encuentran.

Esta es la historia del encuentro en las calles de Santo Domingo, del «Ciudadano Cero» de J. Sabina («que tuvo por escuela una prisión y por familia un colmadón y una mesa de billar«, con el niño al que canta René Residente «A esta hora exactamente», y cuya vida «es como un circo, pero sin payasos, / algo que existe, que parece de mentira./ Algo sin vida pero que respira”.

Cuando se habla del aumento de los casos de violencia en el país, muchos piensan en la familia, en la debilidad institucional o en el mal ejemplo de la corrupción con impunidad, y tienen razón. Solo que a estos razones, ahora debemos añadir los efectos del cambio de expectativas y aspiraciones de nuestros jóvenes y adultos.

Es así como nos encontramos con un joven/ hombre light/, como lo definió el psiquiatra español Enrique Rojas, a quien la sociedad, la publicidad, y el consumismo tan dominante en estos tiempos, le ha enseñado que para SER (para existir) primero hay  TENER. Y uno añade que, además de tener, hay que EXHIBIR y aparentar, y para hacerlo las redes sociales son el escaparate por excelencia. Instagram, por ejemplo. 

No es exactamente cierto que la mayoría de los robos y asesinatos se cometen en el país ocurren porque alguien, de tan pobre, no tiene un pan para comer. No. No es un pan lo que busca el joven que hoy te asaltará a cualquier hora y en cualquier lugar de Santo Domingo, sino dinero para comprar los tenis de Lebrón, el último Smartphone, un porro, o la penúltima raya de cocaína. 

Hablo del joven que, magistralmente nos presentó el Residente René Calle 13, en su aporte a la versión que. de la canción “Hay un niño en la calle”, de Armando Tejada Gómez. grabará en su despedida, Mercedes Sosa. Así nos habla el joven de René: Cuando cae la noche duermo despierto/ Un ojo cerrado y el otro abierto/ Por si los tigres me escupen un balazo/. Mi vida es como un circo, pero sin payasos. Yo soy un elemento más del paisaje./ Los recibos de la calle son mi camuflaje/ como algo que existe, que parece de mentira./ Algo sin vida pero que respira”.

Les presento al Ciudadano Cero que este sociedad y sus valores perdidos han creado. Ese al que Joaquín define como un macarra de ceñido pantalón, (…) hijo de la derrota y el alcohol. Sobrino del dolor, un primo hermano de la necesidad/ que tuvo por escuela una prisión y por familia y por maestra, un colmadón y una mesa de billar”. 

Entonces, sólo era asunto de tiempo que el chico de la calle 13 de René se encontrará en las calle de Libertad 10 de Santo Dominigo, que es el mismo Ciudadano Cero de Sabina, y salieran en caravana de pistola y navaja a tomar las calles de Santo Domingo. ¡Sálvese quien pueda! 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: