El Bulevar de la Vida

La Pinza de los Respiros

No se pelea en dos frentes a la vez. Precisamente por ese viejo axioma, no comparte uno la sorpresa que muestran algunos al confirmar los nombramientos, permanencias y especiales afectos de parte del gobierno del PRM hacia la versión verdefernández del PLD, o sea, el Partido Fuerza del Pueblo, (PFP).

Lo más reciente y notorio, -resaltado por el diario El Caribe- ocurrió el pasado domingo 21, cuando el presidente Abinader dejó todo el escenario político al acto de clausura del Congreso del Partido Fuerza del Pueblo, (PFP), que he llamado PLD verdefernández, mientras que el anterior domingo, el domingo 14, cuando el PLD moradomedina hacía lo mismo con su Congreso, el presidente no frenó la marcha de sus actividades públicas, si no que, al contrario, aceleró el ritmo ocupando el escenario político de aquel fin de semana.

Pero hay más, porque ese domingo 21 el mandatario no viajó a Baní (cosa que uno hubiera entendido debido al  esplendor mágico de esa urbe, una especie de gran capital sureña), sino que lo hizo a la provincia de San Juan, exactamente a Arroyo Cano, desde donde tiró a matar a su adversario desde sus orígenes, lo que, por tratarse de su adversario, tiene toda la lógica del mundo.

El buen trato del gobierno hacia el PFP o PLD verdefernández ha llegado al extremo de que los legisladores gubernamentales, faltando a las leyes que ellos mismo aprueban, se han atrevido a proponer a un alto dirigente del PFP, Henry Merán, en la terna para elegir al Defensor del pueblo. Y todo, fruto de una alianza que he bautizado como La Pinza de los Respiros y que consiste en que el PFP da un respiro al gobierno en su rol opositor, y el gobierno, entre otras cosas, le da un respiro momentáneo en el tema de los expedientes judiciales en contra de sus pulpos pintados de verde, es decir sus presuntos corruptos. Y es que, éticamente, el PLD tiene ahora dos colores, como sus gobiernos tuvieron luces y tuvieron sombras: funcionarios que fueron y siguen siendo honorables caballeros y, a la vez, tuvieron también ambiciosos delincuentes a los que la auditoria visual condenaba y condena, pero el PLD es uno solo, dividido en verdefernández o en moradomedina, cada uno con un caudillo Leonel o Danilo, Dividido, ya dije, sí, pero uno solo.

Veamos las dos partes de la organización que fundó Juan Bosch: Un de ellas, la verdefernández, tiene la desventaja de que es una organización cuyo nombre delata su objetivo primario y fundamental, LFP, Leonel Fernández Presidente, nacida para llevar por cuarta a la vez a la presidencia de la república a su líder, mi ya viejo profesor de sociología de mil años hace. (Por cierto, es una pena que un partido con un líder tan decente como el profesor Fernández, tenga en su equipo de comunicación, a gente tan indecente. Que un partido con un presidente tan personalmente correcto y respetuoso sea a la vez el propietario de una jauría mediática insultadora, que no tolera la crítica respetuosa, y que por no respetar, no respetan ni siquiera a quien, hasta la fecha, es su esposa y, lo más importante e intocable, la madre de una de sus hijos, Margarita Cedeño). Pero este es otro tema. Sólo que, para defenderse, no dispone uno ya, de más armas que la palabra, por eso, como a algunas parejas siempre les quedará París, a uno siempre le queda y le quedará la palabra. 

La parte moradomedina del PLD, tiene los mismas falencias y puede exhibir  logros y faltas  como la parte verdefernández, con la única ventaja de que su líder, jefe y caudillo, Danilo Medina, está consciente de que no podrá nunca más aspirar a la presidencia, lo que podría convertirse en una gran oportunidad para esa organización, en un país con una cultura política donde es dominante el lema: «Mientras mi caudillo respire, que nadie aspire».

Pero, volviendo a la “Pinza de los Respiros”, digo que ella es útil y conveniente para las partes, sólo que, por recibir sus beneficios, el PFP, PLD verdefernández, no debió llegar al extremo de apuñalar la Constitución y las leyes que tanto dice defender; al proponer a su altísimo dirigente, Henry Merán como Defensor del Pueblo.

Mientras tanto, el joven doctor Pablo Ulloa, aspirante a Defensor del Pueblo, con una insuperable experiencia, un doctorado en el tema y sin militancia política; junto a una inmensa minoría de indignados en receso… como aquellas muchachas de la plaza España a la que cantaba Lucho Gatica, observa, observa y espera.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: