El Bulevar de la Vida

“De aquí no se va nadie”

 En 2013, dos investigadores de Oxford alarmaron al mundo al pronosticar que, por efectos de la automatización, el 47% de los empleos podría desapa­recer en los próximos 15 o 20 años. Entre esos temores andaba el planeta, cuando llegó el coronavirus y una vez más “el futuro fue ayer”.

Hoy, en su más reciente informe, la OIT advierte que, según el grado de incidencia de la pandemia, ella podría provocar una disminución del 8% del PIB, generando unos 24. 7 millones de desempleados más en todo el mundo.

El Covid-19 ha acelerado el proceso de automatización, y con él la pérdida de empleos, transformado la vida del planeta en todas sus vertientes, desde el trabajo hasta los sistemas sanitarios a los cuales ha desnudado mostrándo­nos sus vergüenzas, y demostrando que el neoliberalismo no tenía razón, que ni la salud ni la educación públi­cas deben ser un asunto empresarial, vainas del capital y el mercado.

El Covid-19, de tan genocida como ha sido, ha tenido el detalle de dar la razón a Martin Luther King, quien ad­virtió que a este mundo unos llegamos en yola, otros en yate, pero todos es­tamos montados en el mismo barco. O sea, que al fin vamos a entender los terrícolas que nuestra casa es todo el planeta, que la humanidad es nuestra fa­milia y por lo tanto, cada ser humano es nuestro hermano, y todos depen­demos de todos; por eso, cuando una madre llora en un arrozal vietnamita, el sol no quiere salir en Punta Salinas de Baní. Si como decía Martí “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”, en cada grano de arena de la Bahía de Las Águilas, por ejemplo, es­tá el futuro de la humanidad.

Pero no solo el reverendo King fue visionario y adelantado. También León Felipe, -a inicios del siglo pasa­do-, al hablar de un niño muerto en un barrio de Madrid nos lo había adver­tido:

“(…) Mientras esta cabeza rota del niño de Vallecas exista/,

de aquí no se va nadie. / Nadie/. Ni el místico ni el suicida/.

Y es inútil, inútil toda huida/ (ni por abajo ni por arriba).

De aquí no se va nadie. /

Antes hay que deshacer este entuerto/, antes hay que resolver este enigma/.

Y hay que resolverlo en­tre todos, sin cobardía.

Mientras esta cabeza rota del niño de Vallecas exista…

de aquí no se va nadie”.

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: