El Bulevar de la VidaNoticias destacadas

Un Mr. Marshall sospechosamente ético.

Podríamos iniciar diciendo que no existe corrupción mayor que la muerte, ni peor perversión que la sangre. Pero quedémonos en afirmar que pocas sorpresas y ninguna novedad ha representado el reciente informe del Departamento de Estado estadounidense sobre la inversión extranjera en RD. Aunque la noticia, más que en el contenido del mensaje, reside en la calidad del emisor. Y es que, los místeres han conminado a las autoridades del país (esta vez con buenas formas e inusual cortesía) a pasar de las palabras a los hechos en sus promesas de combate a la corrupción, ¡Dios se lo pague!

Casualmente, el Informe coincide con la publicación de la tercera edición del Índice de Capacidad para Combatir la Corrupción (CCC), que evalúa la capacidad de 15 países latinoamericanos para detectar, castigar y prevenir la corrupción, elaborado por la consultora Control Risks para la organización Americas Society/Council of the Americas (AS/COA).

En el Índice de 2021, Dominicana ocupa el número 10 entre 15 países evaluados, lo que no fuera una buena noticia sino viniésemos del puesto número 13. Pero además se destaca una mejoría de 14% en la categoría de democracia e instituciones políticas que es un reflejo de la estabilidad política demostrada con la transición pacífica del poder desde el PLD al PRM en agosto pasado.

Como era de esperar, el Índice destaca que el nombramiento de una procuradora general “ampliamente percibida como independiente contribuyó a una gran mejora en la variable que mide la independencia y los recursos de la fiscalía general, aunque el país permanece por debajo del promedio regional en esta variable”.

Ahora con el apoyo del Departamento de Estado y su informe, y este nuevo Índice del Consejo de las Américas, nuestro  gobierno tiene la oportunidad de “hacer lo que nunca se ha hecho” porque en 1963, septiembre 25 exactamente, ese Departamento de Estado gringo, con sus cómplices locales promovió el derrocamiento del gobierno democráticamente electo del líder ético de la democracia dominicana, el viejo sabio de Río Verde, que luchó contra la corrupción con el arma indestructible de su ejemplo personal, y una Constitución contra la barbarie que aún no ha sido superada.

Uno felicita al señor gobierno por su desempeño, y saluda sin gadejo a este nuevo Mr. Marshall tan sospechosamente ético. Sin olvidar que no hay corrupción mayor que la muerte, ni peor perversión que la sangre, ya dije.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: