El Bulevar de la VidaNoticias destacadas

¡Pudimos, podemos, podremos!

Como del cielo nos caían limones, los dominicanos hicimos una limonada.

Por alguna razón que quizás tiene que ver nuestro pesimismo histórico, a los dominicanos nos cuesta mucho celebrar nuestros logros y avances, reconocer las cosas que hemos hecho bien, que es lo que ha ocurrido con el buen manejo que de la pandemia han realizado nuestras autoridades actuales y pasadas (con un 44% de la población vacunada, -solo por debajo de Chile (68.18%)-, y una letalidad de 1.16 % y bajando), y también con la educación no universitaria, donde nuestras autoridades lograron salvar el año escolar, y al asumir ante la emergencia un modelo de educación basado en la tecnología, avanzaron como nunca en la reducción de la brecha digital, al punto de que antes de finalizar el próximo año escolar, todos los alumnos tendrán un dispositivo tecnológico y acceso a una red que, si bien es posible que por una serie de inconvenientes, llegado el momento no todos tengan señal en sus casas, sí la tendrán en sus escuelas.

Además, en breve el ministerio de la cosa tendrá colocado en su servidor cada uno de los los programas con las clases por nivel educativo, que vía televisión y red que fueron grabados el pasado año escolar, y ahora todos los estudiantes del país desde Arroyo Hondo o La Rancha hasta la urbe metropolitana de Baní tienen a su disposición para, además, verlos todas las veces que consideren necesario, algo que hasta hace apenas un año era tan solo una hermosa utopía mil veces planteada, teorizada, prometida y sugerida pero nunca realizada, hasta que el virus trajo el desafío, y cuando menos podíamos, -la pandemia es también una crisis económica-, resulta que sí pudimos, endeudándonos sí, pero pudimos,  o sea, “yesgüicán”. (Lo que caracteriza a la sociedad actual del neoliberalismo y la concentración del poder tecnológico en cinco empresas que gobiernan el mundo, es la desigualdad social que la pandemia ha puesto en evidencia, pues hoy la mitad de la población europea (el 58.6% en España) ha sido vacunada, mientras en África apenas el 5% ha sido inmunizada).

Todo este reconocimiento “a quien corresponda” y a nosotros mismos como pueblo, surge a partir de las conclusiones de un reciente informe de la firma consultora McKinsey sobre los efectos de la pandemia en EE.UU., citado hace unos días por la directora de Diario Libre, Inés Aizpún.

Ahora sabemos que en EE. UU., unos de nuestros paradigmas de desarrollo institucional y eficiencia gubernamental, terminó el año escolar y…

1. La pandemia aumentó la desigualdad entre los estudiantes.

2. Se prevé un aumentó de la deserción escolar.

3. La pandemia provocó entre los estudiantes un retraso de cinco meses en matemáticas y cuatro meses en lectura.

Entonces, dejando brotar el habanero-porteño que todos llevamos dentro, gritemos en el colmadón o en la Zona las bíblicas palabras de Héctor Lavoe: “No’ la comimo’, Willy, no’ la comimo’”.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: