El Bulevar de la VidaNoticias destacadas

PRM y Gobierno

Por el plantón o plantada de insultos ocurrido en la ciudad de New York en contra del alcalde de Santiago y dirigente opositor Abel Martínez, organizado por una dirigente local del PRM y funcionaria de la Cancillería dominicana allí, esa organización debería recordar que ya es el partido de gobierno, y que en apenas doce meses ya existen funcionarios de su administración detenidos y/o investigados por supuestos actos de corrupción, lo que demuestra que, por más empeño que haya puesto el presidente Luis Abinader, o por lo implacable que haya podido ser el Ministerio Público en la aplicación de las leyes, desmontar una cultura política de impunidad y tráfico de influencias que en la isla de Quisqueya o Haití inauguró el gobernador Nicolás de Ovando, no es cosa de un periodo de gobierno y menos de un año.

Esto significa que si ahora las hordas del PRM -como antes las del PLD, incluso en contra de su presidente de entonces– no se enteran de que su partido es quien gobierna, aunque muchos no hayan recibido aún de parte del Gobierno unos beneficios de los que se consideran merecedores por su trabajo en la campaña; si de esto no se han enterado los camaradas perremeístas, entonces, están perdidos, “más perdidos que un camino viejo más perdidos que un conuco sin desyerbo, y más locos que un reloj de a peso”, que el sábado, en El Bomba de aquel lado, nos cantaba El Chaval, en una bachatica de incitación etílica y amargue.

Si los dominicanos en general y los partidos y sus partidarios vamos a seguir dejando atrás la presunción de inocencia, y vamos a combatir a los adversarios con el arma marrana de la indecencia, ¡joder!, es que estamos entrando al infierno. Y es que la vocación para la maledicencia no es de la exclusividad de ningún partido político, y menos de esa sociedad civil de “asigún”, mucho englishy Embajada.

En estos tiempos de tanta tecnología y poco humanismo, donde Ud. se queda sin internet un día y solo así se da cuenta de que su familia es buena gente; en estos tiempos de posverdad,donde la percepción lo es todo, porque a nadie importa ya la verdad, el único bien que puede poseer un hombre en la tierra es su buen nombre. Todo lo demás es temporal, bienes prestados que administramos por varias décadas antes de continuar el viaje.

Como en el Bogotá de los noventa nos dijo el indio Rómulo en su Testamento Gaucho: “aquel que no sabe ofender, no admite ni acepta ofensas. Nadie se muere un día antes, según la ley de Dios”, lo que agrava el hecho de que en nuestro país, existe una absoluta libertad de difamación, lo que más temprano que tarde conducirá a una desgracias. Anótenlo.

Entonces, no insulte, argumente, debata, milite, confronte, estudie, que la política es la guerra de las ideas para evitar la guerra de las armas.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: