El Bulevar de la VidaNoticias destacadas

El Pacto de las Farolas

Todo ha ocurrido a partir de la tesis con la que Joaquín Ramón Martínez Sabina obtuvo un doctorado en ciencias políticas por la Universidad Complutense de Madrid, que el siguiente párrafo resume: “Caminito al hostal, nos besamos, en cada farola./ Era un pueblo con mar/ Yo quería dormir contigo y tú no querías dormir sola”.

El estudio de Martínez Sabina tomó fuerzas en 1996 con la creación del Frente Patriótico entre el PRSC y el PLD, y ha vuelto a tomar vigencia gracias al Pacto de las Farolas nunca firmado pero sí practicado entre el partido LFP y el gubernamental PRM.

Por el éxito alcanzado por el Pacto para las partes involucradas, a partir de la aplicación de su hipótesis principal (el poder de las farolas), el ya doctor Martínez Sabina, Joaquín Ramón, no ha parado de recibir el reconocimiento de la comunidad académica iberoamericana, y no es para menos.

Por ejemplo, gracias a esa alianza, la persecución de posibles actos de corrupción se inició a partir de agosto de 2012, entre otros muchos y variados efectos y afectos del pacto.

Tiene uno escrito por ahí, y no está mal repetirlo, que toda la gloria, digamos el manejo estable de la macroeconomía, los positivos efectos de sus políticas sociales; pero también todos los horrores, y muy especialmente los éticos, ay, esa impunidad ilimitada, tan fantoche y burlona-; todo eso, ya digo, todo lo que ocurrió en los cinco gobiernos del PLD es responsabilidad de cada uno de los miembros de su Comité Político, entre lunes, (de 1996 a la fecha), y sobre todo es responsabilidad de sus dos líderes, Leonel Fernández y Danilo Medina, enfrascados desde 2007 en presentar al país su versión personal del film “La Guerra de los Rose”. O sea, que los señores están dispuestos a matarse con tal de que el otro se muera.

Por su parte, el PRM debe saber si es que a la fecha el compatriota Mauricio no se lo ha advertido y el antañón amigo Homero no le ha recordado que sus posibilidades de mantenerse en el gobierno en 2024 pasan por su capacidad o no para evitar la reunificación de esos dos pedazos de PLD. Hablo ahora de un PLD que al dividirse en 2019 entregó el poder en 2020, en una triste aplicación del Síndrome de Hybris del Dr. David Owen, ¡ay!, que a Rafael Leonidas lo enfermaron a balazos después de 30 años de gobierno hace ahora seis décadas, pero el trujillismo, como los amores entre veranos y azules sin olvido, nunca se ha marchado)

El PLD verdefernández, ahora reunidos en el partido LFP, sabe que lo suyo -por lo menos a corto plazo-, además de crecer y fortalecerse institucionalmente, más que ganar es evitar el triunfo de su adversario, el otro PLD pero en moradomedina.

Sin un reencuentro de los PLD, -que HOY no parece posible-, es imposible el triunfo de ninguno de ellos,enfrascados en una lucha feroz por el liderazgo de la oposición que le alejaría de la función “preservativa que representa ser el “partido bisagra”, llamado así porque en una segunda vuelta abriría la puerta del poder a los participantes en ella, uno de los cuales será sin duda el PRM.

Que en las elecciones de la ADP, el PLD (el moradomedina de las siglas) haya vencido al Pacto de las Farolas, (la alianza del PRM y el PLD verdefernández nombrado PLFP), es un síntoma de alerta roja a un PRM conminado a seguir los pasos del sabio Salomón ante el niño y las dos madres. Algo parecido a lo que desde 2007 hizo el PLD contra el PRD con posteriores corbatas azules incluidas.

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: